La mayoría de la población, sobre todo en las grandes ciudades, vivimos en bloques de viviendas cada vez más grandes, donde la convivencia con el resto de vecinos no siempre es todo lo agradable que quisiéramos, pues estamos obligados a compartir muchas zonas y servicios comunes…Por ello, es recomendable constituir una comunidad de vecinos, o comunidad de propietarios pero…sabemos exactamente cuándo y cómo tenemos que constituirla?

 

Hoy estrenamos nuestro blog aclarándote estas dudas, para que el día a día en tu comunidad sea lo más cómodo y agradable posible, vamos allá!!

 

Tanto si acabas de comprar una vivienda en un edificio de nueva construcción, como si resides en una donde actualmente no existe comunidad de propietarios, lo primero que hay que hacer es convocar a todos los propietarios del edificio (o urbanización) para celebrar la primera Junta de Propietarios. Deberán acudir todos los propietarios, tanto de las viviendas como de los locales pertenecientes al edificio.

 

En esta primera Junta se deberá elegir a los vecinos que vayan a ocupar los cargos de presidente, vicepresidente, secretario… así como el cargo de Administrador que puede ser elegido entre los propios vecinos o como un servicio externo a la finca. Los estatutos de la comunidad (en viviendas de nueva construcción, normalmente, los redactará el promotor con asesoramiento de administradores de fincas y expertos en Derecho) establecerán qué cargos se habrán de elegir para constituir la comunidad de propietarios (a menudo coinciden en la misma persona del presidente, los cargos de administrador, secretario, tesorero…).

 

Dichos estatutos, una vez formada la comunidad de vecinos, necesitan ser aprobados por unanimidad en una Junta Extraordinaria que se convocará a tal efecto.

 

Según la LPH, ningún propietario se puede negar a ser elegido presidente, aunque como veremos más adelante en otro post, en algunos casos y siempre que se cumplan ciertos requisitos, si podrá solicitar su relevo del cargo. La elección del presidente se hará por sorteo o por turno rotatorio.

 

Aprovecharemos esta primera reunión para tratar también otros temas de suma importancia, como son:

 

. Aprobar el presupuesto anual, estimando los gastos anuales previstos por la comunidad, así como los ingresos estimados.

 

. Establecer el fondo de reserva y su cuantía: nunca podrá ser inferior al 10% del último presupuesto ordinario anual, y en el momento de su constitución, dicha cantidad no puede ser inferior al 2,5% del presupuesto ordinario de la comunidad. En este último caso, los propietarios deberán efectuar previamente las aportaciones necesarias en función de su cuota de participación.

 

. Aprobar la apertura de una cuenta corriente a nombre de la comunidad, en la que se realizarán los pagos e ingresos de la comunidad de vecinos.

 

. Aprobar la solicitud del NIF de la comunidad: El NIF de la comunidad es obligatorio desde el momento en que se realicen operaciones con terceros (mantenimiento, portería, servicio de limpieza, cobro de alquileres…). El presidente deberá realizar este trámite en la Agencia Tributaria (cumplimentando el modelo 037).

 

. Redactar el acta de constitución de la comunidad en el Libro de Actas: El Libro de Actas es obligatorio en toda comunidad de vecinos. Se puede encontrar en cualquier papelería, y el presidente deberá llevarlo (totalmente en blanco) al Registro de la Propiedad donde se encuentre inscrita la finca para que lo diligencien, y tenga así plena validez.

 

. Aprobar el Reglamento de régimen interior: su existencia no es obligatoria, pero sí recomendable. Se trata de un documento que regula el funcionamiento de los servicios generales y las normas de convivencia, y será de obligado cumplimiento por todos los propietarios existentes en el momento de su aprobación. (Al no poder inscribirlo en el Registro de la Propiedad, no vinculará a los nuevos propietarios). Este reglamento podrá modificarse siempre y cuando así lo decidan y aprueben la mayoría de los propietarios.