¿Te ha tocado ser presidente de tu comunidad de propietarios? ¿no tienes ni idea de cuáles son tus responsabilidades y obligaciones? Tranquilo…que no es tan complicado como lo pintan… Sigue leyendo y verás que no es el fin del mundo…

Es en la Junta Ordinaria anual donde se renuevan los cargos, entre ellos el de presidente. Éste será nombrado por elección, por sorteo o turno rotatorio. Es importante resaltar que el presidente debe ser propietario, y si vive en el edificio mucho mejor, pues así estará al día de cualquier cosa que pase en la comunidad y podrá resolverla lo antes posible.

La duración del nombramiento será de un año, salvo que los estatutos establezcan otra cosa.

Sólo en algunos casos muy excepcionales, el presidente podrá renunciar a su cargo: dispondrá de un mes a contar desde su nombramiento para solicitar al juez su relevo mediante la exposición de las razones que le impiden cumplir con su obligación. No obstante, hasta que el juez decida, deberá ejercer sus funciones.

A continuación, exponemos brevemente las funciones principales del presidente de la comunidad de propietarios:

Convocar las Juntas Ordinarias y Extraordinarias: La Junta deberá reunirse al menos una vez al año para aprobar los presupuestos y las cuentas anuales, así como para renovar los cargos de presidente, vicepresidente, secretario…

La Junta podrá reunirse las veces que sean necesarias, de forma extraordinaria, a petición del presidente o cuando así lo desee una cuarta parte de los propietarios.

Desempeñar las funciones de secretario y administrador de fincas: esto será así salvo que los Estatutos o la Junta de propietarios, por acuerdo mayoritario, dispongan la provisión de dichos cargos separadamente de la presidencia.

Cierre del Acta: El presidente deberá cerrar el Acta de la Junta de propietarios incluyendo su firma y la del secretario (si existe separadamente) en los diez días naturales siguientes a la reunión.

Requerir el cese de actividades molestas, prohibidas o insalubres: si un vecino realiza cualquiera de estas actividades, será el presidente (por iniciativa propia o a petición de cualquier propietario o inquilino) el que deba requerir el cese de dichas actividades, bajo apercibimiento de iniciar las acciones judiciales que correspondan. Art. 7.2 de la LPH.

Representar a la comunidad en la contratación de obras y servicios: previo acuerdo en la Junta, el presidente será responsable de firmar los contratos de limpieza, conserjería, ascensores, videovigilancia, etc así como de la contratación de servicios urgentes para la comunidad como reparación de goteras, sustitución de cerraduras, etc

Ejecutar los acuerdos alcanzados en las juntas.

Exigir judicialmente el pago de deudas: en caso de existir propietarios morosos, el presidente deberá exigir judicialmente el pago de las deudas (siempre previo acuerdo en la Junta)

Representar judicialmente a la comunidad de propietarios: El presidente, ostenta legalmente la representación de la Comunidad en juicio y fuera de él. Art 13.3 de la LPH.

Por último, es importante recordar que el presidente puede incurrir en responsabilidad si se extralimita en sus funciones, por ejemplo, contratando un mantenimiento que no se ha acordado en Junta, ocultando un contrato, o no reclamando las deudas que se deben a la comunidad (previo acuerdo de la Junta).

Desde Fincas Futuro, siempre os recordamos la importancia de contar con un Administrador de fincas Colegiado, pues siempre podrás recurrir a él para pedirle consejo a la hora de cumplir con tus funciones como presidente y te ayudará encantado en la gestión diaria de tu comunidad!